martes, 18 de enero de 2011

"Cómo seleccionar libros para niños y jóvenes"

Publicado por Ana Rodrigo en 8:19 0 comentarios
Esta obra ofrece una herramienta para la selección de libros para niños y jóvenes en bibliotecas escolares, públicas con secciones de literatura infantil y juvenil; para los docentes de infantil, primaria y secundaria; para los estudiantes universitarios de ciencias de la educación, filología, documentación y comunicación; para las librerías, editoriales e investigadores. Propone la formación de comités de selección de libros que permitan transformar un lector en un mediador, en un lector competente que comparta, discuta y valore el libro que llega a sus manos y que encuentre un espacio donde aprenda a compartir y construir conocimiento. Porque los comités de libros son exactamente eso: un lugar de encuentro e intercambio entre los responsables de las lecturas infantiles y juveniles.

Se aportan, en la segunda parte de la obra, unos criterios que pueden ayudar a valorar los diferentes libros que leen niños y jóvenes, considerando género y edad y diferenciando características paratextuales y textuales. Además, en el apéndice, se propone una selección de los materiales para empezar a trabajar. Finalmente, la tercera parte describe la experiencia concreta de los comités de valoración de libros en Fundalectura y la investigación que se ha realizado para obtener los criterios de valoración y evaluar el funcionamiento de trabajo de los comités.

Share/Bookmark

lunes, 10 de enero de 2011

Por un modo de leer literario, la responsabilidad del sistema educativo

Publicado por Ana Rodrigo en 14:18 2 comentarios
Me parece interesante reseñar y hacer un extracto de este arículo del profesor y escrior, Víctor Moreno, incluido en el nº 238 de la revista CLIJ -Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil-, donde se reflexiona sobre el manido tema del fracaso lector, tanto porque se lee poco, como porque los que leen, lo hacen mal. Además de que lo que está en crisis no es la lectura en sí, sino la identidad lectora.

Para Victor Moreno el problema de fondo es que la lectura no forma parte de la formación intelectual del individuo; tampoco de muchos profesores y de críticos. Leer no es una tarea simple y requiere competencia y formación. Por ello el sistema educativo y cultural tiene la responsabilidad de formar en un modo de leer exigente. Cuando el sistema educativo hace dejación de su responsabilidad en este ámbito, está permitiendo que se establezca un modo de leer cada vez más alejado de las exigencias de un acto de leer creativo. Gran parte de la responsabilidad de la existencia de un tipo de lector esencialmente "bestselleriano" la tiene el sistema educativo: de la ESO a la universidad.

Sin una formación literaria que haga hincapié en el valor de las obras leídas, es decir, en su poder cognitivo, lingüístico-metafórico y de originalidad, apunta Moreno, seguiremos lamentando la existencia de un tipo lector que renuncia a disfrutar de la forma como un contenido preciso y precioso.

El sistema social y cultural tendría que ser más valiente, o más honrado, y denunciar la mercantilización de la literatura que conlleva un modo de leer establecido de forma férrea por el mercado en connivencia con ciertas editoriales y con ciertos autores. Pero la culpa no es sólo de estos colectivos, sino también tanto del sistema educativo, que no forma a los lectores en la competencia lectora, como de la crítica que tendría que delimitar sin miedo alguno dónde se encuentra lo literario y qué novelas lo alcanzan, y qué libros son meramente mecanismos placenteros narrativos -tan legítimos unos como otros-.

La mayoría de los libros que se leen se comprenden, pero no se interpretan. Y no se interpretan, no sólo porque sean complejos, sino porque el lector tampoco dispone de las herramientas o estrategias que se lo posibiliten.

A estas certeras conclusiones y con las que estoy de acuerdo, yo añadiría una reflexión relativa al nada despreciable papel que las Bibliotecas Públicas, a través de los clubes de lectura, están realizando en una formación lectora al margen del sistema educativo reglado, llegando, muchas veces, a colectivos que no han tenido apenas formación literaria a lo largo de sus vidas.

Share/Bookmark

sábado, 8 de enero de 2011

Nueva bibliografía sobre Bibliotecas Escolares

Publicado por Ana Rodrigo en 12:04 0 comentarios
Reseñamos a continuación dos nuevas aportaciones a la ya numerosa bibliografía, que ya existe en castellano, sobre este tipo de biblioteca, y que tenemos recogida en la sección de Bibliografía del Blog.

Utilidad de la biblioteca escolar. Un recurso al servicio del proyecto educativo José García Herrero (Trea, 2010)
Los primeros capítulos de la obra resaltan el papel de la biblioteca escolar como herramienta al servicio del desarrollo del proyecto educativo y catalizador de la acción del centro en relación con la lectura, la escritura y las competencias relacionadas con la alfabetización informacional. El grueso esencial fija la atención en dieciocho aspectos de diverso carácter, señalados como básicos, sobre los que intervenir para conseguir una biblioteca útil a la comunidad educativa e impulsora de la adquisición del alumnado de las competencias enunciadas. Incorpora cuadros para guiar el diagnóstico y la intervención.

"De la periferia al centro de la escuela: la Biblioteca Escolar como agente pedagógico interdisciplinar"
de Glòria Durban Roca ( Mi Biblioteca, año VI, nº 23, 2010, pp.46-55). En este breve artículo de una profesional de la Biblioteca Escolar (BE), se parte de las funciones de ésta en relación a su dimensión educativa y que se concretan en cuatro:
  1. Recurso estratégico para la promoción de la cultura escrita.
  2. Recurso didáctico útil vinculado con estrategias metodológicas que requieren el uso de recursos y con el desarrollo de competencias básicas en el alumnado.
  3. Servicio y lugar de encuentro para la comunidad educativa, que permite vincular a las familias en la promoción de la lectura.
  4. Agente interdisciplinar de apoyo pedagógico y coordinación educativa que pretende incidir en el desarrollo de la corresponsabilidad educativa y en la mejora de la enseñanza.

Para la autora, esta última función es que la más debe se fortalecida, pues es el pilar básico de la estructura organizativa de la BE al iluminar a las otras funciones, y así conseguir la efectiva implementación de la Biblioteca Escolar como recurso educativo. A continuación, menciona la vinculación de la BE con los recursos TIC, pues ambos compaten objetivos, y, por último, cuando habla de la función de apoyo pedagógico de la BE, ésta ha de implementarse a través de un núcleo de coordinación que catalice iniciativas y necesidades originadas en los distintos ámbitos cuuriculares concretándose en una planificación, y no en un aluvión de actividades dinamizadoras programadas desde la biblioteca. Completan el artículo dos buenos esquemas que desarrollan tanto el ámbito de gestión como el pedagógico de la BE.


Share/Bookmark
 

Recursos para bibliotecas infantiles y juveniles Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare